Mumpreneurs

workingmum

Hace unos días salió en la revista Parati una nota sobre “Mumpreneurs” o madres que emprenden. La leí con bastante atención porque uno de los casos que citaba era el nuestro: ¡”las Mémini”! Caro y yo, que arrancamos con este proyecto de libros y juguetes para bebés, que se centra en la relación entre padres y bebés, y que somos madres de chicos chiquitos. ¡Más temático imposible!

Googleando aparecen definiciones, asociaciones, artículos y hasta libros enteros. Mumpreneurs son madres que a partir de la maternidad deciden emprender  proyectos laborales que les permiten tener horarios flexibles o trabajar en sus casas, para estar cerca de sus hijos. El objetivo de las Mumpreneurs, según algún diccionario, es “combinar la vida familiar con la laboral”.

Mi experiencia es que la maternidad marca un antes y un después en muchos aspectos de la vida. Y el trabajo, que es un área importantísima en la vida de una mujer “en edad de ser madre”, generalmente está en el centro de los cambios. Cuando está por llegar la revolución que viene con un bebé (especialmente el primero), uno de los temas que más preocupa es cómo se resolverá el día a día de nuestra vida cotidiana y nuestro trabajo.

Entonces me quedo pensando… ¿Mumpreneurs no somos todas? Las que arrancamos con un proyecto independiente, sí, pero también las que trabajan en el mundo corporativo, las que tienen una profesión independiente, las que trabajan en cualquier tipo de institución.

En mi caso, cuando tuve a Tobías trabajaba en una empresa multinacional hacía varios años, y siempre había trabajado en relación de dependencia. A la vuelta de mi licencia, que fue lo más larga que pude, descubrí que necesitaba horarios mucho más flexibles, que no quería viajar y dormir fuera de casa, y que ese trabajo en particular ya no me encantaba. Que para dejar a mi hijo tantas horas al cuidado de otra persona, el trabajo me tenía que llenar de satisfacción todavía más que antes de ser madre. En paralelo nació la idea de Mémini y en pocos meses me tiré a la pileta, renunciando a mi trabajo y cambiando bastante mi vida.

Para Caro, la otra chica Mémini, fue diferente porque ella ya venía de un proyecto personal anterior así que sabía qué implicaba emprender. Pero su proyecto, que era de vajilla ilustrada, se había frenado cuando nació su primer bebé. La diferencia, creo,  es que un proyecto de a dos te da más contención y margen de acción para combinarlo con la vida familiar (Caro, estaría bueno que comentaras!).

¿Y mis otras amigas que también son madres? Como decía antes, para todas la maternidad fue un cambio grande y requirió una re-organización.

Mariana, que es gerente en una empresa multinacional, tomó una licencia larga y mientras buscó con tiempo a la “niñera perfecta”. Cambió varias veces, tuvo que que llevar alguna vez al gordo a la oficina, su marido o ella tuvieron que quedarse alguna vez en su casa, pero ya encontró a una persona que le encanta. Otro dato importante es que vive muy cerca de la empresa, así que sale de la oficina y llega en 5 minutos a ver a su hijo.

Micaela, que es emprendedora hace rato y tiene un bebé de 4 meses, volvió a trabajar hace unos días. Instaló en su taller una practicuna, llevó juguetes y una sillita mecedora y van juntos al trabajo con su bebé.

Laura, que ya va por el segundo, y trabaja en la empresa familiar, adaptó sus horarios a los de la niñera, recortó el tiempo de oficina pero sigue conectada siempre a través de la computadora y el teléfono.

Juliana está embarazada, Marina también. Las dos tienen trabajos súper exigentes y competitivos en empresas grandes, que les encantan. Las dos están pensando cómo emprender este cambio y cómo van a hacer para equilibrar su vida laboral y la familia. Las dos lo van a lograr. Porque todas somos mumpreneurs 🙂

Creo que lo importante es conocernos a nosotras mismas, respetar nuestros momentos, aceptar que cambiamos si es que lo hicimos, tratar de mantener las mentes abiertas y creativas, y por último pero no menos importante, apoyarnos en las parejas y las familias en todo el proceso.

Como decimos siempre en este blog: no hay recetas (y está buenísimo).

¡Hasta la próxima!

Vale

 

Nota: cambié los nombres de mis amigas para preservar su identidad 😉

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s