Baby showers…¿sí o no?

post baby shower

Hace unos meses le hicimos un “baby shower” a una amiga. Nos juntamos el grupo de siempre con la excusa de que nuestra amiga iba a tener un bebé y le hicimos varios regalos. Decoramos un poco y comimos (Sí, sí. Si no hay comida no tiene sentido). Ténicamente un baby shower suele tener miles de juegos, invitaciones impresas, se invita a todas las mujeres conocidas de la embarazada y hay hasta una torta de pañales.

Nosotras hicimos un multiple choice sobre embarazo/parto/bebés porque en el grupo hay varias que no tienen idea del mundo de los bebés y era divertido escuchar sus respuestas (una se enteró hace poco que los bebés no duermen toda la noche…). Eso, sumado al hecho de que era un té fueron las dos características más cercanas a un baby shower, por lo demás, renegábamos de que fuera uno. Eso me puso a pensar: ¿están buenos o no los baby showers? ¿Es como importar Halloween?

Cuando a mí me tocó, hace unos años ya, mis amigas organizaron uno sorpresa, que en realidad tampoco fue técnicamente un baby shower: fue un asado mixto, a la noche. Lo que sí hubo fue una especie de ‘El juego de la fortuna’ (se me acaba de caer el documento, banquen que lo levanto), con miles de preguntas relacionadas a los bebés y el mundo infantil, dividido por categorías, con puntajes ascendentes y todo (por ejemplo “Crecimiento”, “Entretenimiento”,“Alimentación” son algunas de las que me acuerdo). En mi caso, un té no me hubiera gustado.

Pero también conozco amigas a las que un té les encantó. Comida rica, charla y una tarde tranquila con todas las amigas que conocen fue el mejor programa para ellas. O como las mamás del jardín, que organizamos un desayuno para todas las embarazadas del grupo, donde no sólo fue una excusa para celebrar a las futuras mamás (por segunda vez), sino que además nos sirve para acercarnos y conocernos más entre todas.

Creo que si bien tomar ‘tradiciones’ de afuera no siempre me cierra, lo que sí me parece positivo es poder agasajar a una futura mamá (en mi caso también agasajaron a mi marido), y de paso hacerles un regalo entre todos, que puede ser más significativo que bodies.

Así que algunas cosas que aprendí a la hora de pensar un baby shower, es que no hay tantas reglas:

* Es saber qué es lo que le gustaría a la futura mamá, y a partir de ahí planear acorde el tema de la comida, invitados y lugar. La casa de una del grupo, vale. ¿Un spa? Por qué no.

* Con la comida siempre es mejor dividir y conquistar: que cada invitado traiga algo, dulce, salado, bebida. Es lo más práctico y garantiza que haya cosas para todos los gustos.

* Con los regalos me parece que hay que definir si se regala algo en conjunto o por separado. Preguntar siempre qué necesita es mejor: muchas primerizas se equipan con todo lo que hay en el mercado antes de que se les pueda regalar. Pero también valen las sorpresas si se aseguran de llevar algo original.

* Juegos, ¿sí o no? Acá va a depender de la agasajada. En mi experiencia, si es un grupo chico donde todas se conocen, no hace falta un entretenimiento. Pero suma para unir grupos separados.

Creo que esa sería mi lista si tuviera que planear un baby shower otra vez  (o agasajar a una amiga embarazada, si prefieren evitar el rótulo 😉

Ustedes, ¿hacen baby showers? ¿Qué regalan?

Caro

Pd: foto de Peace of Cake Design. Con mesas así de divinas, haría millones de baby showers!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s