Feria del libro!

Archivo_000

Uno de mis recuerdos de infancia es el de ir, todos los años, a la Feria del Libro con mi papá y hermanos. Íbamos horas y nos quedábamos leyendo en los stands, para volver a casa con nuevas adquisiciones. Ahora que los chicos están un poco más grandes quiero empezar esa tradición, así que ayer allá fuimos los 3 (el plan era ir el día de apertura, pero uno propone y el resfrío/fiebre disponen).

Antes de seguir tengo que aclarar que no recorrimos tooodo lo que hay para ver, así que este “informe” es sólo una partecita de la Feria; sé que dejamos de lado miles de stands. Entiendan: cochecito con patineta+revoltoso de tres años+niña de uno y medio atada a dicho cochecito= tiempo limitado. Así que decidimos aprovechar al máximo lo que ellos aguantaran.

feriadellibro1

Nuestra primera parada fue la editorial Océano, una de las pocas paradas que sabía que quería hacer. Me quería llevar todo. Un destacado -entre las miles de opciones-: “Monstruo feliz, monstruo triste“. El libro cuenta que los monstruos también tienen sentimientos y viene con caretas de cartón (y un sobre para guardarlas), para que el chico pueda expresar lo que siente. Me pareció, a simple vista (lo hojeé nomás), una buena manera de hablar de sentimientos y emociones con los chicos, que muchas veces no saben cómo explicar lo que les pasa.

Nosotros nos entusiasmamos con “Johanna y el tren“, y le sumamos “Juego de lo dedos cirqueros” para la menor, que ya lo tenía visto en la Feria Juvenil el año pasado. Dato: los precios de todos los libros del stand tienen un 10% de descuento.

El de Catapulta es otro stand que tiene también libros lindísimos y vendedoras súper atentas llenas de recomendaciones. Nos llevamos el nuevo “Quiero un tiburón“, a pesar de que el pequeño se entusiasmó con “Cómo funcionan los autos” que pinta buenísimo, pero me pareció muy técnico para su edad (muestra todas y cada una de las partes el auto y cómo funcionan, con diagramas y piezas para armar incluidas). Lo agrego a la lista “para más adelante”. El del tiburón todavía no lo leímos pero parece una historia de amistad muy divertida (¡ya veremos si es favorito como para incluirlo en nuestras recomendados!). Otro libro que me encantó pero también lo dejo para más adelante es “¡Este no es un libro ilustrado!” de Sergio Ruzzio; lo reservo para cuando los chicos empiecen a leer libros sin tanto dibujo y sólo palabras.

 

Otra novedad que me pareció muy interesante fue la de una editorial que en el quilombo fragor del momento no pude retener el nombre! (¡papelón!). Además de tener una línea de libros con código QR para poder descargar el relato hecho por los propios autores (desde $110), tienen una colección hecha en colaboración con el Inadi, donde un grupo de gatos enfrentan diferentes situaciones de inclusión (le arman una silla de ruedas a un amigo que no puede caminar, incluyen a una gata en una carrera sólo de gatos, etc.). Aplausos por ahí.

Monoblock

Monoblock también está presente en uno de los stands más creativos (todo hecho con casitas de madera, la foto se las debo). Los libros para chicos que ofrecen parecen divinos, (no entramos por los pasillos angostos) y ahí pueden conseguir además el resto de los productos de la marca: tazas, cuadernos, pósters (algunos los regalan con tu compra), etc.

feriadellibro2

Dejamos varios libros para después: “Más te vale mastodonte” y “El corazón y la botella” de Oliver Jeffers;  lo hojeé solamente pero por lo que vi parece una historia sobre la pérdida y la muerte con las ilustraciones divinas que ya conocemos. Ambos en el stand de SBS Librería Internacional (lo raro es que ninguno de los dos aparece en su tienda online).

feriadellibro3

Las ediciones Lea tiene unas versiones ilustradas de los cuentos tradicionales (yo les trato de escapar, pero estas versiones no me molestaría tanto tener 🙂

feriadellibro4

“Otto en el aeropuerto” también queda para después, lo vi en el stand del Grupo Claridad. Lo hojeé rápido y lo que me pareció inusual es que es un libro giratorio, así que tiene historias del derecho y del revés. Me pareció ideal si están por hacer un viaje, como para que los más chicos se familiaricen con el mundo de los aviones. Dato: en ese stand de la Feria está al mismo precio que en las librerías.

IMG_8874

Terminamos en el stand del Fondo de Cultura Económica, en busca de “El día que los crayones volvieron a casa“, la secuela del libro que recomendamos la vez pasada. Lamentablemente todavía no está traducido al español, pero por suerte pudimos chusmear otros libros de Jeffers y nos quedamos con “De vuelta a casa” que ya perfila como un favorito (dato: en Pergamino Libros lo encontré después $10 más barato 🙂

De pasada vimos el siempre completo stand de Sigmar con miiiiles de opciones en todos los tamaños y colores (lo bueno es que tiene sectores de libros por edades), Cúspide con muchas ofertas de 3×2, Editorial Guadal también súper completo, el colectivo de editoriales “Libros para atesorar” (formado por Arte a babor, Del eclipse, Iamiqué, Kalandraka y Pequeño editor), que quise entrar pero ya habíamos llegado a nuestro tiempo límite. Y así dejamos pasar muchos más. Y aunque no la recorrimos toda y dejamos mucho de lado, esta primera experiencia en la Feria fue un éxito. ¡Pensamos repetir!

Si piensan ir, les dejamos algunos consejos:

  1. Si van con cochecito, vayan temprano: ya es difícil circular por la mayoría de los stands sin gente, la multitud les va a hacer imposible siquiera entrar.
  2. Yo llevé galletitas para paliar el hambre de la tarde sin hacer fila en los puestos de comida, que además me sirvió para mantener a mi hijo cerca del cochecito 🙂
  3. Si van con chicos, no van a poder recorrer toda la Feria, así que si tienen editoriales o stands por los que sí o sí quieren pasar (y tal vez estar un rato mirando) anoten adónde están  y empiecen por ahí. En las boleterías hay mapas.
  4. Nosotros no fuimos a ninguna actividad, pero la Feria tiene una agenda súper completa, desde autores que firman libros hasta libros contados. Pueden elegir el día para ir alrededor de eso.
  5. Dejen libros para después. Creo que la Feria es una oportunidad para conocer muchos libros en un sólo lugar y ver la reacciones de los chicos frente a los títulos. Y como obviamente todos no se pueden comprar, pueden hacer una lista con los pendientes y así tener ideas para regalar para el cumple, Navidad y cualquier ocasión (lista que puede compartirse! Siempre está la abuela que no tiene idea de qué regalar, así que matan dos pájaros de un tiro 😉

Y si no pueden ir, les dejo algunos links para comprar los libros que les conté:

Monstruo feliz, monstruo triste” – “Johanna y el tren” – “Juego de los dedos cirqueros“- “Más te vale mastodonte” – “El corazón y la botella” – los de Catapulta – “Cómo funcionan los autos” – “Blancanieves” – “Otto en el aeropuerto” – “De vuelta a casa

¿Piensan ir a la Feria? ¿Fueron de chicos? Si van, cuenten qué consiguieron!

Caro

Advertisements

¡Libros preferidos! Hoy: “El día que los crayones renunciaron”

crayones renunciaron

Con estos días otoñales, nada mejor que acurrucarse a leer (¡ya lo veníamos anticipando!). Así que nosotros aprovechamos ¡y seguimos recomendando libros! El de hoy es “El día que los crayones renunciaron” de Drew Daywalt, ilustrado por Olvier Jeffers. Es EL favorito actual de mi hijo de 3. Lo quiere leer todas las noches. Incluso se lo queda mirando él solo en la cama, después de que yo se lo conté. Y lo guarda al lado de su colchón.

La historia es muy original (¿qué pasa si un día tus crayones no quieren pintar más?) y está muy bien pensado, la problemática de cada crayón, cada reclamo que le hacen a Duncan, su dueño. Y las ilustraciones acompañan a la perfección, son lindísimas, hechas con, claramente, crayones.

Y lo bueno es que es un libro que yo también puedo disfrutar (es también uno de mis favoritos!). Lo que ayuda es que tiene una historia. Todos los libros que recomendamos hasta ahora no tienen “introducción, nudo y desenlace” propiamente dichos. Si bien todos cuentan algo, ninguno tiene un relato un poco más complejo, con alguna problemática a resolver, un nudo. “Nacho” es el que más se acerca, pero tampoco cuenta una historia lineal: si lo leés desde cualquier página se entiende igual.

Pero por sobre todo, creo que la clave está en la originalidad del libro (¡por algo lo elegí entre los estantes!) y lo muy bien resuelto que está. Y las ilustraciones. A mí personalmente los libros para chicos me entran primero por los ojos 🙂

Les dejo una foto del interior, más no les muestro ni les quiero contar para no spoilear nada.

crayones renunciaronb

Si les interesó, lo pueden conseguir en Libros del Pasaje o en Libros del Camino. Yo lo compré en la Feria del Libro Infantil y Juvenil el año pasado, así que dos consejos: 1) vayan este año y 2) compren libros que les interesen/gusten/intriguen aunque piensen que sus hijos son chicos para ellos. Yo este libro se lo leí el año pasado y también le gustó, pero recién ahora le en-can-ta. Los libros no tienen fecha de vencimiento, así que no pasa nada si los compran antes! Además, pueden conseguir títulos que no están en todas partes.

¿Lo comprarían? ¿Ustedes tienen algún favorito entre los libros de sus hijos?

 

** A partir de esta reseña me acabo de enterar que actualmente “El día que los crayones renunciaron” es un best seller según el NY Times (¡van 142 semanas que está en la lista!). Bueno, aparentemente a muchos chicos les gustó 😉 ¿Y lo mejor? ¡Me enteré que tiene una secuela! ¡Tiene que ser mía de Felu!

pd: La foto es mía, nuestros crayones no se revelaron nada y dibujaron toda la tapa.