Regalos para el día del padre

El 19 de junio es el día del padre (sí, parece que falta un montón pero cuando se quieran acordar la fecha está encima), así que pensamos proponerles algunos regalos originales y cancheros que encontramos en la Feria Puro Diseño.  Así, además, tienen excusa para visitarla 😉

diadelpadre-03

1. Parrilla portátil: para los amantes del asado y las cosas lindas, esta parrilla nos pareció genial. Se puede usar en el balcón o llevar fuera de casa. Además de la feria, la pueden comprar online en la tienda de Amancio Objetos.

2. Bolso “Messenger“: un clásico para padres con onda; nos encanta este bolso que podés encontrar en la feria y en la tienda online de Tincho & Lola (pueden también chusmear su colección Sailors®, hechos de velas de barco recicladas, punto bonus para la marca amiga del planeta!).

3. Funda para almohada “Mi héroe se llama papá”: muy amoroso este mensaje para dejarle en la cama y por qué no, completar el regalo con el desayuno, no? Es de ZZZ Fundas para almohadas con mensajes.  Aprovechen para encontrarla en Puro Diseño, aunque hacen envíos a todo el país.

4. Para que papá tenga una afeitada impecable o una barba/bigote “esculpidos”, Dandy propone accesorios hechos con materiales nobles y naturales (hay mini peines para bigotes!). Bouns: si van a la Feria, de 18 a 21 hs. se pueden cortar y arreglar la barba bajo las manos expertas de Barbería la época. Este tradicional lugar de Caballito junto a Dandy formaron un stand en Puro Diseño que no puede más de masculino y ondero.

5. Libro “Juntos con papá“: no podíamos dejar de recomendar nuestro libro 🙂 Es 100% algodón y lavable: ideal para los que van a vivir su primer día del padre. Lo encuentran en la feria (estamos en el stand K11!) o en la tienda online de Mémini.

¡Esperamos haber ayudado con la difícil tarea de elegir un regalo, y haberlos tentado para visitar la feria, que tiene cosas geniales!

Hasta la próxima!

La feria está abierta hasta el domingo 29 de mayo, en el pabellón amarillo de La Rural, de 14 a 22 hs. Si quieren más información pueden visitar su página: www.feriapurodiseno.com.ar

Regalemos más juego

foto blog

Generalmente, cuando hay que hacer un regalo a un recién nacido o un bebé chiquito la mayoría elige ropa. Salvo excepciones que por supuesto se dan y mucho, esa es la regla general. Hoy desde Mémini queremos proponer que regalemos más juguetes y libros a los más chiquitos. Acá tres porqués:

1) Porque el juego debería ser la actividad principal de un bebé mientras está despierto casi desde que nace, como ya contamos en este post. El otro día en un cumple de un año escuché a una tía de la homenajeada decir “no le compré un juguete porque es tan chiquita, todavía no entiende”.

¡Entienden! Juegan, y necesitan hacerlo, desde que son minis. Al principio el juego es muy simple: mirar, reconocer algunas formas y colores, explorar texturas, escuchar música suave. Después, y muy rápidamente, el juego se empieza a hacer cada vez más complejo.

2) Porque cuando regalamos un juguete o un libro para un chiquito en realidad le estamos dando una herramienta a los adultos que van a jugar con él. Una herramienta para pasar tiempo juntos, disfrutar y generar momentos de apego, que es la parte más nutritiva e interesante del juego al menos al principio.

Durante muchos meses, los bebés no juegan solos, y muchos adultos sin experiencia no sabemos qué tenemos que “hacer” aparte de darles de comer, cambiarlos, bañarlos y hacerlos dormir. Un juguete o un libro aportan ideas, actividades para hacer juntos y momentos divertidos para todos.

3) Porque los juguetes y libros preferidos quedan en el recuerdo para siempre… al menos en el recuerdo de los padres! Aunque las preferencias de los bebitos cambian muy rápido, no nos olvidamos nunca de esos juguetes que nos regalaron las primeras sonrisas, gorjeos o aplausos de nuestros hijos. (En nuestro caso, una rana verde con diferentes canciones y un librito de plástico para leer juntos en el baño fueron las estrellas durante los primeros meses de Toby).

Así que la propuesta de Mémini es que regalemos más juego. Aporta tanto a la vida del bebé y de su familia, que ojalá al menos lo consideremos cuando tengamos que hacer un regalo.

¿Y ustedes qué opinan? ¿Qué suelen regalar? ¿Cuáles fueron los regalos más lindos que recibieron cuando nacieron sus hijos?

Ideas fáciles para decorar un cumple infantil

Me gusta decorar. O ambientar mejor dicho. De chica me encargaba de armar el arbolito de Navidad y lo hacía temático, cambiando año a año. Así que siempre me gustó jugar con papel, tijera, boligoma, cintas y cualquier chuchería que pudiera transformar en algo. Hoy, juego en el cumple de mis hijos. Hace poco fue el cumple Nº1 de Alfonsina así que puse manos a la obra. Antes que nada, elijo una paleta de colores. Hace que todo sea más coherente y que, aunque colguemos 2 cosas, quede como más ‘pensado’ que si todo es una mezcla. Y si bien claramente no tengo la misma cantidad de tiempo que antes, pre hijos, tengo algunos caballitos de batalla que resuelven la decoración de un cumple bastante fácil y quedan re pro. Acá van:

guirnalda

1. Guirnaldas de lo que sea en papel. Para mi primer hijo corté a mano 200 estrellas, en diferentes colores. Jaja, qué tiempos aquellos. Ahora sirve armarla con lo que sea. Para este cumple corté animalitos dibujados de una bolsa de papel divina que me habían regalado. Después los cosí con la máquina de coser dejando espacio entre uno y otro, a ojo. No es difícil, sólo necesitan saber apretar el pedal, les juro. Lo importante es dejar bastante hilo antes de empezar y al terminar, ya que de ahí la vamos a colgar.

globos2

2. Globos. Los chicos mueren por los globos. Y nada dice ‘cumpleaños’ mejor que un globo. Si no quieren/tienen tiempo de encargar los que vienen con helio, con varios globos + una escalera + cinta de papel tienen el DIY más fácil de la historia y de gran efecto visual: pegar los globos al techo. Yo agrupé varios sobre un área determinada del living, pero pueden usarlos para delimitar la zona que quieran: arriba de la mesa con la comida, o del bar, o de una pista de baile o básicamente cualquier lado.

letras

3. Letras pegadas en la pared. Es bastante básico pero queda lindo. Yo compré cartulina dorada, bien festiva, y corté y pegué las letras a la pared con cinta de papel. En 5/10 minutos (depende de su destreza con la tijera) tienen una pared vestida y personalizada con el mensaje que quieran.

rainbow cake

4. Torta de colores. No falla. Cualquier torta queda espectacular con este truquito, y eso que yo uso bizcochuelo de caja, eh. En las casa de cotillón suelen vender el colorante, yo compré los colores primarios para después poder hacer los que quisiera. Reparten la mezcla del bizcochuelo en la cantidad de capas/colores que quieran hacer, agregan el colorante con la intensidad que quieran que les quede el color, y van horneando de a una. Las apilan cuando estén frías, intercalando con dulce de leche (o crema o frutillas, o lo que les guste a ustedes en las tortas). Yo la recubrí con chocolate para que quede linda también de afuera. Les dejo el tutorial original de Soy un Mix donde yo saqué cómo hacerla la primera vez (es tan hit que la repito siempre!).

Con estas 4 cosas quedan como Martha Stewart sin tanto trabajo. Después si quieren pueden agregar otras cosas: yo hice unos mini banderines para arriba de la torta usando el papel de las letras y el género del mantel, que con piolín de cocina até a dos palitos de brochette (la foto se las debo! Pero dejo un tutorial acá). También hicimos imanes con fotos de la cumpleañera y los exhibimos colgados con broches de madera, pensados para que la familia se lleve al terminar el cumpleaños. Y me volví loca cosiendo un mantel dorado que resultó ser del peor material imaginable, así que pienso reutilizarlo hasta que se casen! Pero bueno, eso lo aprendí para no repetir la próxima 😉

¡Espero que les sirva! Tienen algún caballito de batalla? Algún hit cumpleañero? Compartan!

Caro

 

Qué regalar a los más chicos en esta Navidad

elegidos-01

A nosotras regalar nos encanta, así que la Navidad es una de las épocas del año que más disfrutamos. Igual, sabemos que encontrar el regalo perfecto para cada uno puede ser un desafío. Por eso, al mejor estilo ayudantes de Santa, les dejamos un listado de nuestros regalos favoritos para los más chicos de la casa.

  1. Heladitos de Ponchi Ponchi. El set viene con seis helados diferentes 3 cucuruchos y 3 helados de palito, todos de diferentes sabores. Están hechos a mano cuidando mucho los detalles y son lo más tierno que pueden haber visto. ¿Lo mejor? Que Ponchi Ponchi tiene muchas más cosas en su menú.
  2. Wondercafé de Wonderplay. Esta cocinita para jugar es súper completa (¡tiene hasta luz touch en el horno!). De un lado se cocina y del otro se vende: tiene un pizarrón para jugar al café/bar. ¿No es lo más? Levanten la mano los que, como nosotras, quieren ponerse a cocinar. Pueden comprarla también acá.
  3. Esta Navidad nuestros arbolitos también van a incluir regalos de Mémini 😉 El cubo ‘Juguetes’ tiene un sonajero y está hecho en géneros 100% algodón, con estampas a mano con tintas al agua no tóxicas, ideal para masticarse sin problemas y, como bonus, se puede lavar. Pueden comprarlo en nuestra tienda online.
  4. Amoroso, de Tienda Chinche. Este muñeco de apego está hecho completamente a mano, desde la costura hasta los bordados. Ideal para acurrucarse con él.
  5. Teatro de sombras ‘Animales’ de Juegos de la Orilla. ¿Quién no jugó a hacer patos con la sombra de la mano en una pared? (patos era lo único que nos salía bien). Ahora los chicos pueden armar historias y dejar volar su imaginación con estos sets, que vienen con telón, una base de madera para encastrar y 5 o 6 varillas portasiluetas.
  6. Coche de paseo de Pipí Cucú. Este cochecito es a-do-ra-ble. Con juguetes así no nos importa que los dejen tirados por toda la casa, ¿o no?

¡Esperamos que esta lista les sirva!  En enero volvemos con el blog así que les deseamos unas muy felices fiestas en familia y, para los que se van, felices vacaciones!

Caro y Vale

Baby showers…¿sí o no?

post baby shower

Hace unos meses le hicimos un “baby shower” a una amiga. Nos juntamos el grupo de siempre con la excusa de que nuestra amiga iba a tener un bebé y le hicimos varios regalos. Decoramos un poco y comimos (Sí, sí. Si no hay comida no tiene sentido). Ténicamente un baby shower suele tener miles de juegos, invitaciones impresas, se invita a todas las mujeres conocidas de la embarazada y hay hasta una torta de pañales.

Nosotras hicimos un multiple choice sobre embarazo/parto/bebés porque en el grupo hay varias que no tienen idea del mundo de los bebés y era divertido escuchar sus respuestas (una se enteró hace poco que los bebés no duermen toda la noche…). Eso, sumado al hecho de que era un té fueron las dos características más cercanas a un baby shower, por lo demás, renegábamos de que fuera uno. Eso me puso a pensar: ¿están buenos o no los baby showers? ¿Es como importar Halloween?

Cuando a mí me tocó, hace unos años ya, mis amigas organizaron uno sorpresa, que en realidad tampoco fue técnicamente un baby shower: fue un asado mixto, a la noche. Lo que sí hubo fue una especie de ‘El juego de la fortuna’ (se me acaba de caer el documento, banquen que lo levanto), con miles de preguntas relacionadas a los bebés y el mundo infantil, dividido por categorías, con puntajes ascendentes y todo (por ejemplo “Crecimiento”, “Entretenimiento”,“Alimentación” son algunas de las que me acuerdo). En mi caso, un té no me hubiera gustado.

Pero también conozco amigas a las que un té les encantó. Comida rica, charla y una tarde tranquila con todas las amigas que conocen fue el mejor programa para ellas. O como las mamás del jardín, que organizamos un desayuno para todas las embarazadas del grupo, donde no sólo fue una excusa para celebrar a las futuras mamás (por segunda vez), sino que además nos sirve para acercarnos y conocernos más entre todas.

Creo que si bien tomar ‘tradiciones’ de afuera no siempre me cierra, lo que sí me parece positivo es poder agasajar a una futura mamá (en mi caso también agasajaron a mi marido), y de paso hacerles un regalo entre todos, que puede ser más significativo que bodies.

Así que algunas cosas que aprendí a la hora de pensar un baby shower, es que no hay tantas reglas:

* Es saber qué es lo que le gustaría a la futura mamá, y a partir de ahí planear acorde el tema de la comida, invitados y lugar. La casa de una del grupo, vale. ¿Un spa? Por qué no.

* Con la comida siempre es mejor dividir y conquistar: que cada invitado traiga algo, dulce, salado, bebida. Es lo más práctico y garantiza que haya cosas para todos los gustos.

* Con los regalos me parece que hay que definir si se regala algo en conjunto o por separado. Preguntar siempre qué necesita es mejor: muchas primerizas se equipan con todo lo que hay en el mercado antes de que se les pueda regalar. Pero también valen las sorpresas si se aseguran de llevar algo original.

* Juegos, ¿sí o no? Acá va a depender de la agasajada. En mi experiencia, si es un grupo chico donde todas se conocen, no hace falta un entretenimiento. Pero suma para unir grupos separados.

Creo que esa sería mi lista si tuviera que planear un baby shower otra vez  (o agasajar a una amiga embarazada, si prefieren evitar el rótulo 😉

Ustedes, ¿hacen baby showers? ¿Qué regalan?

Caro

Pd: foto de Peace of Cake Design. Con mesas así de divinas, haría millones de baby showers!